jueves, 7 de diciembre de 2017

Y si era muy ligona, ¿¿qué??

¿Qué va a pensar mi madre? Esta es la duda que me atormenta mientras estoy intentando poner por escrito lo que quiero contaros. No puedo dejar de pensar en ella. En si le daré un gran disgusto. En si se enfadará mucho conmigo. En si voy a decepcionarla. Es curioso, me siento como una niña pequeña que haya roto o estropeado algo valioso, con miedo a ser descubierta. Pero necesito, no, más bien debo hacerlo, es el momento de hablar de esto.

El juicio de la violación múltiple de Sanfermines ha devuelto a la actualidad el caso de  Nagore Laffage, la chica que fue asesinada por Diego Yllanes hace nueve años durante las mismas fiestas, por resistirse y negarse claramente a tener sexo con él. Si no hubiese opuesto resistencia quizá hoy estuviese viva y “sólo” habría sido violada y humillada por la opinión pública y la defensa de su violador por no haber expresado su rechazo sin equívocos y haber subido con él voluntariamente hasta su casa de madrugada. Su familia tendría que soportar el sensacionalismo de los magacines televisivos, se realizarían encuestas en las redes sociales sobre si ella consintió o no, la llamarían “guarra” y “calienta braguetas” en las sobremesas de muchos hogares, se discutiría en muchos centros de trabajo sobre si esa fatídica noche le causó un auténtico trauma y probablemente un detective privado habría seguido sus pasos de cerca. Pero lo más seguro es que su cuerpo no hubiese acabado tirado dentro de una bolsa en un monte a las afueras de Pamplona.

Sin embargo, su no rotundo, su amenaza de denunciar a su agresor, no sirvió siquiera para librarla de las sospechas del jurado popular designado para su juicio: ¿”Nagore era muy ligona?” fue la única pregunta que se les ocurrió formular en todo el proceso. Una chica de veinte años asesinada de una brutal paliza, con un dedo amputado por un hombre que llamó a un amigo para pedirle que le ayudase a deshacerse del cadáver, y lo más importante siguió siendo a ojos del público la actitud previa de la víctima. Es esa pregunta la que no deja de retumbar en mi cabeza. Porque yo sí era muy “ligona”. ¿Quiere decir eso que si sufro una violación y la denunció mi agresor será absuelto? ¿Significa que lo habré merecido? 


Preguntaron "ligona" pero todas sabemos en qué palabra estaban pensando
   

Seré sincera, yo era más que “ligona”. Según los estándares de la rediviva inquisición sexual a la que nos siguen sometiendo a las mujeres, yo era una “zorra” en toda regla. Aunque no mantuve relaciones sexuales con nadie hasta que llegué a la universidad, me despaché a gusto durante mis años de carrera. Ni siquiera me acuerdo de con quién perdí ese invento llamado virginidad. A pesar de que había llegado a la facultad con un novio de los oficialísimos, mi primera vez fue con un desconocido un jueves de esos de obligatoria fiesta nocturna con borrachera. Un chico cualquiera de los que te encuentras en el pub de última hora y se ofrecen amablemente a acompañarte durante la larga caminata de vuelta a la “resi”. Ni siquiera me acuerdo de su nombre, aunque llevo más de una década intentando recordarlo. Lo siento, Comotellames.

Así que mi primera vez no fue una experiencia religiosa ya no con el hombre de mi vida, ni siquiera con alguien especial al que decidiese entregarle eso que se considera el mayor tesoro de una mujer. No me reservé para nadie. Mal empezamos. Lo que vino después puede resumirse en las siguientes cifras: dos relaciones estables, una de ellas con cero orgasmos, más infidelidades de las que me gustaría reconocer, innumerables gilipollas de una noche, contadísimas agradables sorpresas que me hubiera gustado repetir pero se quedaron en irrepetibles y un par de píldoras del día después. Ningún embarazo no deseado ni ETS reseñable si obviamos las malditas cistitis y alguna candidiasis. Pues tampoco es para tanto, ¿no?

Con ese “historial” que no se diferencia demasiado de cualquier estudiante corriente, el veredicto está claro: puta y reputa. Siendo tan casquivana y sobre todo, tan poco prudente, diréis que he tenido suerte de no haber sido violada o algo peor. Creedme, tal como están las cosas yo misma me digo a veces que de buena me libré. Que con los riesgos que tenemos que correr las mujeres no vale la pena ejercer la libertad sexual que en teoría nos pertenece. ¿En qué estaba pensado?

Tampoco creáis que me fui de rositas. Viví unas cuantas situaciones de acoso durante aquellos años de “inconsciencia”. Mi primer novio no se tomó bien que lo dejase y estuvo llamando a mis amigas y siguiéndome durante muchos meses. Uno de esos chicos de una noche se obsesionó conmigo y llegó a amenazarme abiertamente en varias ocasiones por no responder a sus mensajes. Una vez me llevé el susto de mi vida porque un chico con el que quedaba de vez en cuando me dejó tras una discusión encerrada con llave en su piso hasta que volvió de trabajar. También mantuve mucho sexo consentido pero no realmente deseado. Es el precio que todas tenemos que pagar por no comportarnos como lo que todavía demasiada gente llama “damas”. Sí, me gustaba tontear, me encantaba esa adrenalina de la seducción, me divertía conocer chicos diferentes, coquetear, interpretar distintas versiones de mí, sentirme deseada. Tanta frivolidad en una mujer no puede salir gratis, claro. Un chico en exactamente mi misma posición sería considerado un máquina. ¡Bien hecho, campeón, así es como se aprovechan los años de estudio! Yo, sin embargo, no soy más que un juguete roto. ¡Qué lástima de chica, vaya forma de echarse a perder…!        

Pero todavía no os he contado lo que realmente me quema por dentro, algo que todas estas semanas de juicio de “La Manada” me ha removido. Algo que había olvidado y hasta ahora me había parecido una anécdota más. Hubo una vez un chico con que el que quedaba a menudo pero que no pasaba de parecerme majo. No me atraía sexualmente en absoluto. Me caía muy bien, eso sí. Hablábamos sobre todo de cine, íbamos de vez en cuando a ver pelis juntos. Una tarde al salir de la redacción en la que estaba haciendo prácticas en aquel momento, me invitó a cenar. Dijo que quería enseñarme un sitio que creía que me iba a encantar. Casualmente ese restaurante estaba cerrado aquel día. Así que sugirió que fuéramos a su casa. ¡Venga, te debo esta cena, ya verás que bien cocino, vas a flipar!, me dijo. Yo estaba muerta de hambre después de todo el día y tras no haber comido más que un sándwich en el descanso del mediodía. Era mi colega, no pasaba nada. Nos montamos en su coche, pero de camino a su casa empecé a preocuparme porque el viaje se estaba haciendo demasiado largo, su casa era un chalet bastante apartado de la ciudad.

“No seas tonta, le conoces desde hace tiempo, no tiene sentido rayarse”, pensé. Así que una vez allí, volví a relajarme, mientras examinábamos su extensa colección de películas en el salón. No flipé con la comida, que no pasó de ser una tortilla de patatas pasable, y entre bromas y las lágrimas de la cebolla se me pasó la sensación inicial de desconfianza. Pero se hizo tarde y cuando pedí que me llevase a casa de vuelta, volvió el miedo. Su semblante cambió de forma apenas imperceptible, pero su mirada se transformó en un abrir y cerrar de ojos en hostil y amenazadora. “Yo pensaba que te gustaba…”, me dijo. Se hizo el silencio más incómodo de toda mi vida. “Puedes irte si quieres, pero yo no voy a llevarte a ningún sitio”. Literalmente me cagué de miedo. Le pregunté dónde estaba el baño y allí me encerré a evacuar y a repasar desesperadamente mi agenda del móvil. ¿A quién podía pedir que viniese a recogerme? A mi madre no podía llamarla sin preocuparla. Ninguna amiga que viviese medianamente cerca. Siento decepcionaros, no tenía novio oficialísimo en aquella época. Me acordé de que un chico con el que había salido hacía tiempo trabajaba en un bar que no estaba demasiado lejos de allí. Si con suerte hubiera acabado su turno no le llevaría más de media hora aparecer. Le escribí resumiendo apresurada mi comprometida situación y no tardó en responderme “Venga, pásame dirección”. Salí encogida del baño y mirando al suelo le dije a mi amigo que vendría alguien a buscarme en un rato. No me respondió. No volvió a hablar en todo el tiempo de esa espera que se me hizo interminable aunque, efectivamente, no duró más de media hora.

Sentí un alivio enorme cuando el coche arrancó y nos fuimos de allí. Pero no acaba aquí la historia. Tras contarle con detalle a este chico lo que me había pasado no tardó en empezar a insistir con sorna: “Así que me has utilizado para librarte de otro tío. ¿No te doy pena? Merezco una recompensa por haberte salvado, ¿no?”. Lo que comenzó como una especie de broma se convirtió en un chantaje emocional. Paró el coche, me agarró un brazo e intentó besarme. Me eché hacia atrás: “¿Qué haces, tío?”. “Anda, ¿ni un beso me he ganado?”. Recuerdo con exactitud lo que pensé antes de dejar que me besase y me metiese mano y lo que vino después en el asiento trasero: “al menos recordaré esta noche por un polvo olvidable más y no por una violación imposible de olvidar”. Y es que en el fondo yo también pensaba que le debía sexo a este chico por haberme sacado de una situación peligrosa, al fin y al cabo había recurrido a él porque sabía que le gustaba y que por ello era probable que me ayudase. Era justo que pagase el peaje sexual.

Con mi visión de hoy en día, después de mucho feminismo, sé que no le debía nada a ese chico. Sé que no me acosté con él porque quise, que no me merecía soportarlo por haber sido una “zorra”, que fue él el que se aprovechó de mi situación de vulnerabilidad y del miedo que acababa de pasar. Que no lo había utilizado, que lo llamé por pura supervivencia. Que aunque fuese sexo consentido, ese chico que me salvó de una posible violación era un violador. Sí, si me estás leyendo, eres un maldito violador.



Repasando todo esto me doy cuenta de que yo podría haber sido Nagore, pues he acompañado voluntariamente a más de un depredador a su cueva. También podría haber sido C., la chica violada por cinco “buenos hijos” en Sanfermines, pues he mantenido charlas etílicas con grupos de chicos desconocidos en más de una ocasión porque uno de ellos me hacía tilín. ¿Vosotras no? Sí, yo era muy “ligona”, y un poco “cabra loca” también, y lo grave de todo esto es que todo lo que acabo de confesaros sería considerado casi como antecedentes penales por mi parte si tuviera que enfrentarme a un juicio como víctima de violación. Si yo fuera realmente C., la defensa me hubiese destrozado si conociese mi “historial”, todo esto hubiera sido utilizado en mi contra y pesaría más que las conversaciones de whatsapp de “La Manada” hablando de violar y drogar chicas, sus verdaderos antecedentes penales de robos y agresiones, y que la otra violación múltiple que llevaron a cabo y también grabaron; pues todo eso según la jurisprudencia aplicada no tiene nada que ver con la violación que está siendo juzgada en concreto, pero los hábitos sexuales y sociales de la víctima sí tienen que ver. Kafkiano pero cierto.


No me siento orgullosa de haber sido “promiscua”, no he venido a alardear de liberación sexual (eso dentro del patriarcado es una pura entelequia para cualquier mujer), ni mucho menos. Pero me niego a avergonzarme, sentirme culpable o a pedir perdón por ello. He cometido errores, sí, sobre todo de cálculo. Sinceramente, “desfollaría” si pudiese al setenta por ciento de los tíos con los que he follado, pero no por una cuestión de moral, reputación o dignidad, pues me siento tan digna como la más “casta y pura”; sino por ellos, que eran casi todos unos “mierda” que no se merecían ni un milímetro de mi piel. La cuestión es que estoy harta de que tengamos que comportarnos como la idea hegemónica de “mujer respetable” para ser respetadas. Las mujeres merecemos ser tratadas con respeto y tenemos el básico derecho a no ser violentadas por el simple hecho de ser seres humanos. No puedo evitar que me siga preocupando lo que piense mi madre, pero lo que pudieran pensar los señores del jurado o los tertulianos me tira de un pie. Y creo que es precisamente eso lo que molesta tanto, una mujer completamente liberada de la necesidad de aprobación social, que ya no busca el sello de calidad y feminidad auténtica que los demás, sobre todo si son hombres, deben ponerle. Una mujer realmente independiente de la opinión ajena parece ser más perturbadora para nuestra democracia que la independencia de Cataluña. Sí, yo era “ligona”, muy mucho, y qué, ¿Y QUÉ?

57 comentarios:

  1. Creo que todo seria mucho mas sencillo, si no hubiera juicios morales paralelos.
    Si nos limitaramos a juzgar a los acusados de acuerdo a los que dictan las leyes, sin convertirlo en un jucio moral.


    Artículo 178
    El que atentare contra la libertad sexual de otra persona, utilizando violencia o intimidación, será castigado como responsable de agresión sexual con la pena de prisión de uno a cinco años.

    Artículo 179
    Cuando la agresión sexual consista en acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal, o introducción de miembros corporales u objetos por alguna de las dos primeras vías, el responsable será castigado como reo de violación con la pena de prisión de seis a 12 años.

    En base a lo que cuentas, ese hico no es un violador. No atentó contra tu libertad sexual empleando la violencia, ni la intimidación.
    Legalmente no hay ninguna duda: No fue una violacion.

    El sexo fue consentido, las razones por las que consentiste son irrelevantes desde un puntode vista legal.Da igual que consitieras por que le desesabas o porque pensaras que estabas en deuda con el. Recurrir al chantaje emocional o aprovecharse de la situación para conseguir sexo, no es un delito tipificado en el codigo penal.

    Pero desde un punto de vista moral. Podemos juzgar si su comportamiento fue correcto o no.
    El problema es que de la misma forma que tu puedes juzgar su comportamiento.... ellos tambien pueden juzgar el tuyo.
    De la misma forma que tu puedes decir." Hay que ser cabron y gilipollas para presionarme a tener sexo dejandome tirada en medio de la nadas". El susodicho cabrón tambien puede decir. "Menuda calientapollas, que se viene a mi casa, me calienta y luego pretende que la lleve a su casita"
    Cada uno es libre de juzgar a situacion como se le antoje(con o sin razon.)

    Los juicios morales son subjetivos, cada uno tiene un punto de vista, y puede juzgar a quien quiera en base a los valores morales que quiera. Habra meapilas y puritanos que por el mero hecho de haber tenido relaciones sexuales fuera de un matrimonico catolico consideraran que eres una puta y que te quemaras en el fuego eterno por tus terribles pecados mortales.

    Hacer estos juicios de morales es inevitable. Al leer tu comentario tus dos "amigos" me parecieron unos gilipollas y que actuaron de manera despreciable y rastrera.

    El problema es cuando en los juicios legales en los que se determinar si se han cometido delitos, se inmiscuyen consideraciones morales.

    los juicios morales sobre los presuntos acusados o presuntas victimas son( o deberian ser) irrelevantes para juzgar si se ha cometido delitos.
    Da igual que la victima sea una puta, o que los violadores sean unos cabrones. Lo unico importante son lo hechos ocurridos.
    No se juzga si los acusados o la victima es buena o mala persona, sino si ha cometido un delito.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tiene nada que ver la realidad con la ley, es decir, que una mujer se acueste con su marido, porque sepa que sino él se cabrea; es una violación, ya que no hay una situación igualitaria.
      Una cosa es el código penal y otra la realidad, un besote!

      Eliminar
    2. No, David. La ley tipifica determinados hechos reales como delitos. Y como magníficamente ha expuesto Alb, lo relatado en este post no tiene nada que ver con una violación.

      Si queréis os inventáis un nuevo término para los polvos de los que después os arrepentís, pero no las llaméis violaciones, porque no lo son.

      Llamándolo "violación" sois vosotros los delincuentes. Se llama delito de injuria.

      Eliminar
    3. Yo, que soy mujer y feminista, estoy de acuerdo al 100% con Alb. Hay que distinguir entre delito tipificado por ley y lo que moralmente esta bien o mal. Precisamente por el enorme respeto que tengo a las mujeres que SI han sido víctimas de violación, creo que deberíamos tener mas cuidado con los términos que utilizamos y llamar a las cosas por su nombre.

      Eliminar
  2. Muchas nos sentimos identificadas con tu "historial". Es la época de la "inconsciencia" femenina. Nuestras madres no nos previnieron, tampoco los cuentos de hadas que en su día cumplían esa función ( les cambiaron los finales para que las niñas no se traumatizaran, véase "Caperucita Roja") La sabiduría se tapó con romanticismo y prejuicios, con ideas preconcebidas sobre cómo debía comportarse una mujer y un hombre. Lo raro es que no se nos violara a todas ( sí, mujeres nacidas en los sesenta en los setenta en los ochenta...) De alguna manera la conciencia colectiva femenina ha despertado ( ya tocaba) Se impone la hora del equilibrio pero antes han de saldarse las cuentas. Gracias por escribir sobre ello, despierta conciencias, lo más necesario aquí y ahora.

    ResponderEliminar
  3. La historia no tiene ni pies ni cabeza:

    - Conoce al chico desde hace bastante y accede a ir a su casa sin saber siquiera donde vive ... en serio?
    - Conoce al chico desde hace tiempo, hablan, van al cine, la invita a cenar, se van juntos a su casa ... SORPRESA, EL QUERIA ALGO! ... en serio?
    - El chico se siente engañado y decide no llevarla de vuelta a casa ... y eso lo convierte en un violador ... WTF?
    - En lugar de llamar a un taxi decide parasitar a un exnovio para ahorrarse la pasta ... "había recurrido a él porque sabía que le gustaba y que por ello era probable que me ayudase" ... pero eso no es utilizarlo, eso es correcto ... en serio?
    - El es un pesado e intenta tener sexo con ella. Ella accede por razones que, años despues, le parecen inapropiadas ... pero la culpa es de él. Es un violador! ... WTF?

    No digo mas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. TÚ, y el que escribe después de ti, que seguramente eres TÚ, solo una cosa: No eres más gilipollas porque no entrenas.Además, si de verdad piensas lo que dices, eres un puto violador con una psicopatía muy pronunciada...Espero que las mujeres que se crucen en tu camino tengan mucho cuidado contigo, pedazo de excremento!.
      No digo mas.

      Eliminar
    2. Tu comentario no tiene ni pies ni cabeza:

      -Conoce al chico, un amigo porque oh sorpresa mujeres y hombres pueden mantener una relación de amistad sin sexo de por medio, no lo sabías? En serio?
      -van al cine, la invita a cenar, cambian el plan por un inconveniente como es el que el restaurante/bar estuviese cerrado. Sorpresa, nunca has quedado con una amiga sin que pase nada más? Pobrecilla...
      -Referente a lo de que el chico decide no llevarla a casa y por eso es un violador, quizás deberías leer el artículo otra vez ya que el ente al que se le llama violador es al que fue a buscarla y decidió que le debía algo a cambio por la gasolina gastada.
      -Perdón, dónde pone exnovio? Creo que estas teniendo un claro episodio en el que te sientes despechado porque quizás a ti si que te han utilizado como taxista. También puedes pensar que quizás esto no haya pasado en una ciudad cómo Madrid donde hay taxis en cada esquina querido amigo, también te digo, si lees con un poquito de atención el artículo podrás caer en la cuenta de que uh sorpresa! No sabes si ella tenía dinero para pagar el taxi, si tenía el número de Radio Taxi o datos en el móvil para buscar ese número, y ya das por hecho que su propósito era ahorrar pasta. Quizá te estoy descubriendo América. Parasitar es que cada vez que alguien te hace un favor una chupada de miembro a cambio? Ser unineuronal al habla!
      -No es un violador por qué ella haya cambiado su forma de ver la situación, sino por el hecho de pedirle sexo a cambio de un favor. Y que no le importase mantener sexo con ella aún a sabiendas de que ella no quería. Por eso es un violador.

      No digo más.

      Eliminar
    3. Las ventajas de no tener carnet, chavales, no ligas, ya, pero tampoco te UTILIZAN
      ATPC ya!

      Eliminar
    4. Para Laura:
      -En serio si un chico te invita a cenar él y tú solos no te pasa por la cabeza ni por un momento que está interesado en ti? Más aún cuando ese restaurante está convenientemente cerrado y te dice de ir a su casa, que el chico estaba interesado en ella era algo bastante predecible.
      -"Que aunque fuese sexo consentido, ese chico que me salvó de una *posible violación* era un violador. Sí, si me estás leyendo, eres un maldito violador." La autora si que piensa que es un posible violador, aunque la verdad, dadas las circunstancias, creo que a nadie le hace mucha gracia que le rechazen, por lo que se describe no hay ningún comportamiento que sugiera que es un violador en potencia, sólo un chico resentido porque le han rechazado.
      -Es irrelevante que el segundo chico fuera un ex, que podría haberlo sido, "al fin y al cabo había recurrido a él porque sabía que le gustaba y que por ello era probable que me ayudase." la autora afirma que recurrió a él porque sabía que no le iba a decir que no porque le gustaba, ninguna de las actuaciones está bien.
      -Si bien como dije antes la actitud del segundo chico es reprochable, ella accedió a hacerlo voluntariamente, no hay mucho más que añadir.

      Un saludo

      Eliminar
    5. Yo me he quedado a dormir y el fin de semana entero en casa de algún amigO y, oh sorpresa, nunca ha pasado nada. Y también me he ido de excursión a sitios. No es una condición sine qua non.

      Eliminar
    6. Querido Pedro, tú sabes qué suele pasar cuando le decimos a un tío que no estamos interesadas en él, que solo como amigo? Mira yo siempre que me huelo que alguien en quien no estoy interesada liga conmigo, ya para ahorrarme este tipo de situaciones, le digo desde el principio que solo amigos, que yo no quiero ir más allá. Bueno pues la mayoría te hace gas de humo. Te acusan de presumida, de creída, de creerte el ombligo del mundo, de no estar tan buena...que tú a ellos no les gustas y que no te creas que todos van detrás de ti. Bueno y cómo se te ocurra dejarle las cosas claras en público si pueden se burlan y te humillan.La masculinidad dentro del patriarcado es muy muy débil. Que pasa que optas por no decir nada y dejar las cosas correr. Yo me he sentido acosada por muchos amigos, pero cuando he querido decirles que parara de hacer eso que yo no estaba interesada en ellos me lo negaban, me decían que solo estaban siendo "cariñosos" y que yo exageraba. Pero claro qué hacemos? Si no decimos nada y seguimos quedando con ellos nos estamos aprovechando. El hecho es que siempre es nuestra culpa.Yo sí creo en la amistad entre hombres y mujeres faltaría más. Por suerte también tengo muy buenos amigos hombres que nunca han tratado de molestarme, e incluso algunos a los que desde el principio les he dicho que no estaba interesada y tan bien. Yo invito a cenar a mis amigos hombres y no quiere decir que me los quiera tirar. Pero claro esto no lo entendería nadie porque a los hombres es mucho más difícil comprarlos con dinero, somos nosotras las que tenemos precio, verdad??

      Eliminar
  4. Ningun problema en que seas ligona. Cada uno con su cuerpo hace lo que quiere. Nada reprochable moralmente, siempre que se sigan unas pautas de honestidad con uno mismo y con los demas.

    Pero tambien se ha de tener un poco de autocritica:

    - Conoces a alguien desde hace tiempo y aceptas ir a su casa ... sin tener ni idea de donde vive.
    - Conoces a un chico desde hace algun tiempo, hablais, vais al cine, te invita a cenar, vais a su casa ... es razonable que pensara que te gustaba, incluso que se sintiera frustrado ante tu negativa. Fue un capullo por no llevarte a casa, aunque estaba en todo su derecho ... violador?
    - Estas lejos de casa y necesitas volver ... en lugar de llamar a un taxi, a una amiga, o a un familiar, decides parasitar a un exnovio haciendo uso de tu genero para que te lleve a casa gratis. Pero eso no es utilizarlo, eso esta bien ... ??
    - La vuelves a pifiar y resulta que tu salvador es un pesado y, finalmente, quiere algo a cambio de su tiempo y esfuerzo. Tu aceptas darle el sexo que te reclama y, años despues, decides que las razones por las que accediste no eran correctas ... pero por alguna razon la culpa es de él. Es un violador.
    - El resumen de tu promiscuidad es que el 70% de los tios que te follaste eran unos mierda y te gustaria desfollartelos ... sin comentarios.

    Bravisimo!

    ResponderEliminar
  5. No os peléis por mi honor, precisamente este artículo va de que no necesito ser una persona honorable para no merecer que me agredan o fuercen a hacer nada que no desee hacer. Si no quería gastar en un taxi o no, si tenía el teléfono o no, si era una zona demasiado incomunicada o no, si era mi ex novio o no... nada eso es el tema del artículo. Que se debatan esas cosas mientras hay chicas violadas en grupo por haber reído los chistes de una pandilla de chavales estando de fiesta o asesinadas y descuartizadas por cambiar de opinión y decir no DEMUESTRA lo que denuncio: se discute sobre la actitud de la víctima y se centra el tema en el grado de respetabilidad de las mujeres, mientras se victimiza y justifica a los depredadores. Así que gracias a todos por poner vuestro grano de arena para probar la existencia de la dañina cultura de la violación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas las mujeres que habéis zorreado os vais a quedar solas / madres solteras.

      Porque los hombres ya hemos visto todos los rabos de subnormales que os habéis llevado a la boca.

      Eliminar
    2. "Si no quería gastar en un taxi o no, si tenía el teléfono o no, si era una zona demasiado incomunicada o no, si era mi ex novio o no... nada eso es el tema del artículo"

      El artículo tiene 10 de 13 párrafos hablando de ti. Es *literalmente* de lo que va el artículo.

      Lo único que escribes sobre la violación es que una violación al ser injustificable, entonces convierte tu comportamiento en aceptable. Una lógica que no tiene ningún sentido. Al igual que ahora intentas enlazar que el echo de criticar tú artículo, que habla sobre ti, significa que las personas que te critican a tú artículo que habla sobre ti están a favor de la violación; lo cual vuelve a ser un non sequitur de libro y sin razón alguna.

      Eliminar
    3. En respuesta a Just Me:
      Se habrá llevado, ella y todas nosotras las ligonas, todos los rabos de subnormales cómo bien tú dices, excepto el tuyo ;)

      Eliminar
    4. Nadie va a pelear por tu honor, si es que hay.
      Pero unas opiniones.
      - Relacionar tu comportamiento promiscuo con feminicidios y violaciones (tener coito sin consentimiento) es degradante para las mujeres que sufrieron esas calamidades.
      - Llamar violador a alguien con quien tuviste coito CONSENTIDO pero despues te arrepientes es bastante tonto, por decirlo muy suave.
      - Llamar machistas a todos los hombres que no coincidan en todas tus opiniones contigo, es mas que absurdo.
      - Quejarse de tipos que son mierda a pesar de que los ELEGISTE POR ESO, es igual de absurdo.

      Comportamientos y situaciones asi me hacen perder mi fe en la humanidad, y tristemente le dan razones al amigo de mi hermano que escuche decir "la humanidad tuvo suerte de prosperar, pero esa suerte se acabara muy pronto, y lo peor de todo es que algunas personas que se den cuenta de ello, pueden convertirse en personas que ayuden a ese proceso con toda la mala intencion" (si, hay ideologias peores que isis, (musulmanes o cristianos o judios) o nazis (de alemania, usa, y otros paises) , y lo triste es que gracias a gente como tu o lobos de wall street, aumentaran).
      Espero que el amigo de hermano no pase de opiniones.

      Eliminar
    5. Justamente es su propia vivencia, su propia experiencia la que la ha marcado y la que plasma en este artículo. ¿Preferirías que hablase de vivencias inventadas, o de algo que no ha vivido en sus propias carnes? Me parece increíble que se haya puesto a escribir sobre sus propias vivencias cuando para nadie debe ser fácil hablar de eso. Bueno digo, a mi nunca me han violado. ¿Y a todos los que os estáis echando a su cuello? ¿Alguna vez os han violado o os habéis sentido violados? Estáis dejando claro que no. Empatía señores, o un poco de sentido común, qué fácil es comentar desde el anonimato.

      Eliminar
    6. Just me lo has visto tú cómo maromo de discoteca no? jajajajaajajja

      Eliminar
  6. Excelente compañera, congenere, muy buena tu entrada voy a compartirla!

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado. Has descrito mi vida casi al milímetro. Supongo que la de tantas otras... ha sido, como siempre que te leo, un constante asentimiento de cabeza y un «es verdad» y «yo también». Gracias por escribir como lo haces. Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  8. Es curioso como con el pagafantas que la invitó a cenar no tuvo ningún problema en negarle el sexo. Eso sí, con el chulazo que la vino a buscar (porque ella lo vale) y el resto de tíos mierdas que tanto le gustaban no se resistió tanto.

    ResponderEliminar
  9. Eso eso, saldad las cuentas...
    Esto si es fascismo del bueno y no lo de la vida moderna
    xD

    ResponderEliminar
  10. O sea que usas tu coño como moneda de cambio para recibir favores, y no eres puta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No querido, él la trató cual puta haciendo cómo que ayudar a alguien a salir de un aprieto significa ganarse un favor sexual. Parece que la mayoría e anónimos con violadores en potencia sin capacidad de entender la puñetera situación de que te traten como a una puta por que te hagan un favor como es el que te saquen de una situación incómoda. Está claro que a vosotros esto nunca os va a pasar por la desigualdad del patriarcado, aunque claramente, vosotros no os sentís como si no hubiese dicha desigualdad PORQUE SORPRESA PARA VOSOTROS NO EXISTE!

      Eliminar
    2. No, querida Belén. No se trata de que si hacemos un favor nos lo tenéis que devolver con sexo, no...

      Se trata de educaros a vosotras para que dejéis de ser tan interesadas de aprovecharos de los pagafantas.

      Y se trata de educarnos para no ser pagafantas, no haceros favores con esperanzas sexuales, y en general no haceros favores si no estáis dispuestas a devolver favores similares. Quid pro Quo.

      La desigualdad del "patriarcado", que decís, muchísimas veces está en nuestra contra. Disfrutáis del "trato de favor" por ser chicas, del que nunca os quejáis, salvo que se os tuerza (como a la Magdaleno).

      Eliminar
  11. Dices: "Según los estándares de la rediviva inquisición sexual a la que nos siguen sometiendo a las mujeres, yo era una “zorra” en toda regla"

    Yo opino que eras una zorra en toda regla, pero no por que te follaras a media facultad, eso da igual... sino por tu actitud.

    Es repugnante (y con qué naturalidad lo dices) que fueras por ahí aprovechándose de tu atractivo sexual para que los chicos te hiciesen favores. Relatas un caso concreto en que te salió rana, pues el cabroncete se cobró sobradamente el favor (lo de que eso fue una violación es una falta de respeto para las violadas y violados de verdad). Pero me da a mí que no era la primera vez que te comportarse de esa forma.

    Podríamos llamar a esas actitudes "cultura del zorrerío", es lo habitual en las mujeres medianamente atractivas para arriba. Explotáis a los chicos aprovechándoos de vuestro atractivo sexual. Y lo hacéis conscientemente, tal como aquí "se te ha escapado"

    No me das ninguna pena.

    ResponderEliminar
  12. Soy el anónimo de las 8:14 h.

    Me olvidé decirte que de todas formas agradezco tu sinceridad, y sobre todo, que no borres comentarios disidentes.

    Eso te pone bastante por encima de la feminista media.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece muy coherente que te pongas de nombre a Gengis Kan, que se escribe así realmente, ya que era un conquistador MONGOL.

      Eliminar
    2. Sí, y mucho más inteligente que tú y yo juntos.

      Por cierto, ¿tienes algo contra los mongoles? ¿Eres racista o qué?

      Eliminar
    3. Qué va, digo que te viene al pelo lo de ser un mongol con el comentario que has dejado después de tu pobre comprensión lectora :)

      Eliminar
    4. Qué ingenioso comentario Anónimo, muy superdotado/a, si señor.

      Eliminar
    5. Capacitismo, capacitismo everywhere!

      Eliminar
  13. No entiendo, un tio que no es un desconocido, que trabaja contigo,que has ido al cine otras veces con él, etc te invita a su casa a cenar y luego porque te dice que no te lleva de vuelta, ¿es considerado por eso un violador?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aprende a leer, el violador no es ese chico, sino el otro! El que le cobra el favor de sacarla de un apuro con sexo, eso es considerado normal? Cuando cualquier persona haría, poneos en el lugar de vuestras hijas, amigas, hermanas, si alguna se viese en esta situacion, por ir en algun momento al cine con un AMIGO debe ya darle sexo a cambio? En ningun momento dice que el chico le pagase nada, ¿qué pasa? que no se puede tener una relacion de AMISTAD entre personas del sexo opuesto? Por favor volvamos al PALEOLÍTICO.
      Está diciendo que es un puñetero violador en potencia, porque ella se dejó, pero imaginaos que le llega a decir que no, ella o cualquier chica siguiente de la lista que se habrá llevado este ser unineuronal. ¿Qué creeis que habría pasado?

      Eliminar
    2. No hay problema en la amistad entre hombres y mujeres. Lo que es inmoral es cuando en esa "amistad" siempre unos hacen los favores y OTRAS los reciben, sin dar nada a cambio (no digo que tenga que ser sexo). Y sí, sois plenamente conscientes, chicas, que esos "amigos" quieren algo más, y os aprovecháis de ello.

      En el caso de la Magdaleno, por una vez la cazadora de favores fue cazada (pero, ¿violada? POR FAVOR...). Eso para ella es imperdonable... qué queréis que os diga, quien roba a un ladrón...

      Eliminar
    3. Aprende a leer, en el relato habla de cuando estaba en la casa y de cuando vió que el tio no le llevaba en coche,dice "Literalmente me cagué de miedo"

      También añadir que de la manera que comenta la anécdota,ve normal lo de utilizar a los tios; en este caso a 2, uno para que le invitasen a cenar, "porque sólo había comido un sandwich en todo el día" y otro de taxista.
      Así a simple vista y por otras situaciones que comenta, da la impresión de que esta chica juega un poco con fuego y con las personas, dando a entender a los tios el "si, pero no", porque si le ha pasado tantas veces,no es normal.
      Igual resulta que jugar a ese juego y con las personas, no está del todo bien, no?

      Eliminar
    4. Aprende a leer:

      Con ese “historial” que no se diferencia demasiado de cualquier estudiante corriente, el veredicto está claro: puta y reputa. Siendo tan casquivana y sobre todo, tan poco prudente, diréis que he tenido suerte de no haber sido violada o algo peor. Creedme, tal como están las cosas yo misma me digo a veces que de buena me libré. Que con los riesgos que tenemos que correr las mujeres no vale la pena ejercer la libertad sexual que en teoría nos pertenece. ¿En qué estaba pensado?
      ELLA MISMA LO DICE.

      Eliminar
    5. Ya Belén, lo dice, pero al final la idea que se quiere transmitir es "que malos son todos los tios" y no siempre es así, ni todo es blanco, ni todo es negro...

      Eliminar
    6. Bueno, que ella es bastante puta sí que lo tenemos todos muy claro...

      Eliminar
    7. Aprende a leer:

      Que aunque fuese sexo consentido, ese chico que me salvó de una posible violación era un violador. Sí, si me estás leyendo, eres un maldito violador.

      Eso es lo que dice al final del texto, así que sí Belén, aprende a leer porque el que le invitó a la cena también lo denomina como un posible violador, todos violadores.

      Eliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. ¿Alguien te va a buscar y te saca de un apuro y no le debes nada? Claro que le debías. Le debías un buen favor, como el que él te hizo. Ahora, cierto es que no le debías sexo si no querías. Y no, él no es ningún violador. Al menos no por los hechos aquí descritos. Este es el problema del feminismo hoy día, que con el radicalismo de insultar a la gente llamándolos lo que no son cada día despertáis menos simpatías y tenéis más enemigos. El feminismo radical sois los 4 marxistas de siempre, aunque en Twitter hacéis mucho ruido y parece que fuera el sentir general de la sociedad. Afortunadamente no es así.

    ResponderEliminar
  16. Magnífico!!! Tengo una anécdota curiosa. Tengo ahora 53 años. Con 17 tuve una relación con un hombre separado (estamos hablando de los 80), todavía Hoy en día, hay gente que pregunta que como pude ??? La última vez hace 3 semanas. Hace 36 años!!! Y aún me preguntan ???? Aún llego conmigo el estigma de ser una chica ...... indigna ?. Esto por contar sólo una anécdota ..... . Tu artículo es muy real. Gracias !!!!!

    ResponderEliminar
  17. Me da miedo pensar en la posibilidad, mas allá de que se haya follado a 10, 20, 30, 40... 100 tíos, acabar encoñado de una mujer aparentemente, mas o menos, guapilla, aparentemente culta, aparentemente simpática... perfecta, aparentemente, que no es mas que una cascara vacía rellenada con grandes dosis de egocentrismo e inseguridades. Detrás de esa "sonrisa" sardónica habrá escondidos horrores cósmicos.

    Los hombres, no como objeto, no, sino como complemento o como staff o NPC de videojuego. Un chófer, un psicólogo,un consolador, un pagafantas... Hoy me apetece que me escuchen, llamo a Pablo, hoy que me follen, llamo a David, mañana me arrepentiré de lo bien que me lo pase con Mario. El viernes le denunciare por violación.

    Esa actitud de perdonavidas, esa visión de que el mundo se lo debe todo, de que sus actos no tienen consecuencias mas que las que le convienen, de que el universo debe funcionar por y para ella o ser todo destruido. Me ha dado autentico miedo leerlo, de veras. Es como mi pesadilla echa carne. Como relato de terror funciona a las mil maravillas. Chapeau wapissiiima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se llama "vida Buffet" y ellas nos la atribuyen a nosotros!!!

      ACOJONANTE!

      Eliminar
  18. Pobrecita, te veo muy perdida. Bueno pobrecita no, porque al final, lo que te haya pasado y lo que te pase en el futuro te lo has buscado y te lo estarás buscando.

    Las mujeres andáis muy perdidas. Los hombres también, la degeneración de los valores es algo generalizado y va a peor, pero el victimismo que os gastáis por situaciones que creáis vosotras da auténtica repugnancia.

    La misma repugnancia que la actitud babosa y falocéntrica de todos esos subnormales que has dejado que te metieran la poya entre las piernas o a los que has parasitado aprovechándote de su estupidez imberbe. Que tengas suerte que la vas a necesitar.

    ResponderEliminar
  19. Me he quedado con ganas de saber como fue luego la relación con el chico aquel de la casa, el que no le quiso llevar y con el del coche, si quedaron más veces, etc...

    ResponderEliminar
  20. ¿Si verdad? Espero que el chaval espabilase y no perdiese más el tiempo.

    Yo también tengo curiosidad por su antiguo rollete que la "violó mediando consentimiento" (menudo oxímoron...)... ¿volverían a quedar? cuando le llamó para "rescatarla" del pagafantas... ¿cuánto tiempo hacía que no le llamaba? ¿estaría el "violador" mosqueado de que sólo y exclusivamente le llamaba para parasitarle? ¿llovía sobre mojado? Cuando estuvieron liados, ¿se aprovechó del trabajo de su rollete en el bar para beber gratis? ¿actuó de taxista más veces? ¿la autora recurrió a él alguna vez más después de la "violación con consentimiento?

    Nunca lo sabremos...

    ResponderEliminar
  21. Es tremendo, porque me parece muy injusto lo que dices de desfollarse al 70% de los tíos porque "no merecían tu piel", pero a la vez, no puedo hacer otra cosa que descubrirme y disfrutar leyendo la voz de una persona hermosamente enfadada, por algo que, además, es bello.Y que tiene razón en tantísimo.

    Ojalá ser considerados dignos en el futuro, significará que no tienes motivos para estar enfadada. De mientras, espero que muchos integremos tu mensaje para bien. No sé si me explico o soy demasiado emocional y contradictorio.

    Un saludo muy empático.

    ResponderEliminar
  22. Pues yo soy mujer y lamento decirlo pero no por el hecho de ser mujer todo está bien y todo me está permitido.

    Utilizar a las personas está mal , así en general ; y lo de utilizar a un tío que sabes que está por ti para que te haga de taxista, sin ser nada tuyo ,
    (teniendo móvil y pudiendo llamar a otra persona, o rascarte la buchaca en un taxi ) está mal . En este caso , estás haciendo lo que tradicionalmente han hecho las mujeres atractivas (usar su atractivo para que los hombres les hagan favores ) , que es justamente lo contrario que defiende el feminismo empoderador.

    Mal está también que el tipo se quisiera cobrar el favor sexualmente , siguiendo la misma lógica machista de : la mujer atractiva recibe favores-yo me lo cobro con sexo.
    Pienso que los dos participasteis de la misma lógica. Si en vez de ser atractiva hubieras sido gordita y feíta , habrías albergado alguna esperanza de poder obtener ese favor ? Habría estado el tipo dispuesto a hacer de taxista?


    Con respecto al friki rechazado , en el fondo me da pena, pero la verdad es que en su situación , yo tb habría pensado que el tío al que invitó al cine y a cenar y accede a todo ello, estando los dos solos, quiere algo conmigo tb. Habría que ver los detalles pero es muy creíble pensar que en este caso mis sentimientos son correspondidos.El sentimiento de despecho es comprensible , y aquí no hablamos de hombres o mujeres sino de personas.

    Los otros casos que comentas de acoso si que me parecen despreciables y muy significativos.

    ResponderEliminar
  23. Hola Carmen,
    No te escribo por el contenido de tu post- te creo, estoy de acuerdo y me he sentido identificada-, te escribo porque no tengo cuenta en twitter y tampoco tengo ganas de tenerla.
    Por eso espero que me leas por aquí, no tengo otra forma de contactar contigo y vale, sé que tú no eres responsable de nada (mucho menos de mi vida), pero me está tocando bastante el ovario del tema de el abolicionismo.
    Tengo 33 años.Desde los 16 a los 24 viví una situación de maltrato físico y psicológico que no le deseo a a nadie. Por un compañero rojísimo e intachable. Denuncié y no me hicieron ni caso, de hecho, terminé muy perjudicada.
    Padezco anorexia nerviosa, un tp y agorafobia. No sé cómo, pero he estudiado muchas cosas, he trabajado en lo que me ha sido saliendo y bueno...
    Llegué a la prostitución porque un comunista me ofreció dinero que necesitaba mucho a cambio de sexo.
    Y así más o menos sigo. Ahora mal porque se me ha caído un montón de pelo y estoy muy deprimida, pero vamos, si dejo esto no puedo pagar las facturas.
    Sí, he trabajado en otras muchas cosas. Ahora mismo-desde hace tiempo-no me ofrecen nada que se ajuste mínimamente a mis necesidades.
    Qué hago? Dejar que mujeres de aristocracia obrera como tú decidan por mí y me machaquen llamándome violada de pago o poder pagar las facturas?
    Es tarde. No me he expresado bien. Estoy cansada y me duele lo que he escrito.
    Mientras tanto, espero que algo me salve.Me temo que no será una revolución.
    Saludos

    ResponderEliminar
  24. Vaya el nivelón del personal a estas alturas.
    Tu objetivo de dejar patente el machismo rampante que aún hoy nos acucia ha tenido éxito, pero queda un regusto amargo, probablemente porque ya vamos aprendiendo a no relacionarnos personalmente con este tipo de especímenes, y escuchar estas lindezas te deja con las ganas de responder a tanta agresión (algo que no merece el tiempo que se invierta en hacerlo, obviamente).
    Yo tuve una época en la que ligaba bastante y me he visto en situaciones de lo más tristes y patéticas, como forcejear en mi propia casa con un chico joven que pretendía tener relaciones conmigo, o abandonada a 600kms. de donde resido por un amigo, al que acompañé un fin de semana que él iba a visitar a su novia. Con ninguno de ellos hubo ningún tipo de relación afectivo-sexual, ni di pie a ello, pero el hecho de ser una mujer joven libre parece que les daba derecho a intentar algo conmigo.
    Cuando me encuentro ante este tipo de situaciones me envalentono, y soy consciente de que he tenido suerte de no pagar aún más cara mi libertad.

    ResponderEliminar